domingo, julio 30

Querido desconocido:

Ha pasado mucho tiempo, estoy segura de que eres consiente de ello. Me gustaría decir que fue tu decisión el hecho de que estemos así de distanciados, pero creo que ambos sabemos que fue para mejor. Me gustaría decir que estoy contenta de que estés bien, pero ambos sabemos que no tengo ni la menor idea de como estás.
La única cosa que definitivamente puedo decir es que cuando nos separamos no dejamos un rastro de migajas, sino que cortamos el cable de una vez y ya no podemos recordar cómo volver a encontrarnos. Es increíble que alguna vez fuéramos inseparables.
Me conocías por dentro y fuera. Y yo a ti. Estuvimos ahí el uno para el otro en los mejores momentos. Y también en los más difíciles. Definitivamente nos hicimos pasar por infiernos en algunos momentos, pero cuando uno necesitaba apoyo, el otro lo ofrecía.
A veces me pregunto porque no pudimos seguir hablando. ¿Sería tan terrible juntarnos a tomar café de vez en cuando? ¿O llamarnos para saber cómo está el otro?
Usar el teléfono para hacer llamadas se ha vuelto algo arcaico, pero ¿no podríamos enviarnos un mensaje para desearnos el uno al otro un feliz cumpleaños? ¿O un feliz año nuevo? Es decir, hemos pasado por tantas cosas juntos… Eres parte de mi vida y no hay nada que pueda hacer para cambiar eso.
No puedes ser olvidado porque olvidarte sería como olvidarme a mi mismo: imposible. Pero quizás tengas razón. Quizás es mejor que estemos lo más lejos posible el uno del otro. Que cada uno siga su camino y no volvamos a saber nada del otr.
Sabemos que no somos la pareja correcta. Sabemos que nunca funcionaría, y sabemos que la amistad que tenemos -o mejor dicho, que teníamos- creó un lazo que nos haría volver a hacer ser pareja con demasiada facilidad.
Haría que fuera muy probable el cometer los mismos errores y,ciertamente, repetir el mismo dolor. Al final, en eso se resume todo: No es mi corazón el que me preocupa, sino el tuyo. Romper mi propio corazón sería mi responsabilidad, pero no puedo volver a ser responsable de romper el tuyo.
Así que todo lo que me queda es desearte lo mejor. Desearte un futuro brillante y lleno de amor. Desear que encuentres al amor de tus sueños.
Deseo que encuentres una amiga tan bueno como yo, pero que sea mucho mejor compañera. Una que no te arrastre por el lodo. Una con quien no tengas que sentir la necesidad de cargar con la culpa. Una que se merezca todo ese amor que tú das. Una perfecta para ti y no un desperfecto como yo.
Te deseo todo lo mejor y, a pesar de que nunca leas esto, a pesar de que nunca más hablemos, y a pesar de que ya estás fuera de mi vida para siempre, te deseo nada menos que felicidad.

sábado, noviembre 5

La última vez



Me despido de este blog. 

Sin mi estás mejor

Llevo días pensando y te lo voy confesar 
No puedo estar contigo pues conmigo sufrirás 
Tu corazón está mejor si no me vuelves a ver 
No te quiero lastimar como lo hice en el ayer.


Hoy esta es mi despedida, pensarás que soy muy cruel 
Pero digan lo que digan yo a ti siempre te fui fiel.
Ese felices por siempre para mí se entristeció 
Tu amor es demasiado grande para alguien como yo. 
No merezco tu cariño, y tu mereces ser feliz 
Tu mundo de colores no lo quiero pintar gris.

Siempre te echaré de menos y nunca te olvidaré 
Vivirás en mis recuerdos y en mis sueños te veré. 
Y créeme que esta decisión es por una justa razón 
A kilómetros de mi está a salvo tu corazón 

No quiero lastimarte por eso te digo adiós 
No dudes que te quise pero sin mi estas mejor 
No te culpes a ti, tampoco acuses al destino 
El culpable fue esta tonta que se metió en tu camino

Prometí contigo estar y quererte hasta el infinito 
Me decidí a alejarme aunque sé que te necesito 
Es que guardo tu recuerdo y lo protejo aquí en mi pecho 
pero el camino que nos junta cada vez es más estrecho 

Te quise, te quiero y por siempre te querré 
Aunque no estés a mi lado yo nunca te olvidaré 
No dudo que ese cariño que me diste fue sincero 
Pero sé que encontrarás a tu amor verdadero 
alguien que si te valore y no cometa mis errores.

Tres metros sobre el cielo

Siempre hay un momento en el que el camino se bifurca,
cada uno toma una dirección pensando que al final
los caminos se volverán a unir.

Desde tu camino ves a la otra persona cada vez más pequeña.
No pasa nada, estamos hecho el uno para el otro, y ahí está ella.
Pero al final solo ocurre una cosa, llega el puto invierno.

De repente te das cuenta de que todo ha terminado, de verdad.
Ya no hay marcha atrás, lo sientes, y justo entonces
intentas recordar en qué momento comenzó todo
y descubres que todo empezó antes de lo que pensabas, mucho antes.

Y es ahí, justo en ese momento cuando te das cuenta 
de que las cosas solo ocurren una vez en la vida,
y que por mucho que te esfuerces,
ya nunca volverás a sentir lo mismo...

Ya nunca tendrás la sensación de estar a tres metros sobre el cielo.

viernes, noviembre 4

Diez mil por qués

El caso no es volverte a ver, sino ver cómo vuelves, 
si merece la pena ya perderme o no perderte, no sé.. 

Si las historias las escriben aquellos que ganan siempre, 
nosotros que hemos perdido que diremos 
de aquello que mataba pero nos hacía más fuertes, 
como echarnos de menos y después a la cara diez mil “por qués”. 
Los mejores puzzles son los que no encajan pero con el tiempo sí, 
por eso mis brazos te sientan bien. 

Y ‘no sé’ 
era la respuesta favorita 
del destino para matarnos y no hacernos bien, 
ya que no existe peor camino que no saber ni dónde correr 
ni peor suspiro que mirarte y ver que nada va a cambiar.
 Que tienes que hacer lo que debes por necesidad, 
a pesar de que lo que quieres se va.

 Que has pasado media vida buscando tu otra mitad, 
para pasar la otra media intentándola olvidar. 

Y todo va y viene, pero mucho más se va, 
que las cosas que quedan para siempre no es lo material, 
que el amor no es solo hacerlo, es solo hacernos para amar, 
que no es depender de ti, es darte mi felicidad. 

Y claro que te echo de menos, por eso me echo de más. 
Claro que me matan miedos si no me puedes salvar. 
Ahora entiendo el ‘para siempre’ que me jurabas lograr.. 
para siempre era el recuerdo, no la puta realidad. 

Si todo se resume en ti, no sé si quiero escribir más. 

Aún sigo esperando el día que compense todo el mal. 
Prefiero que digas ‘no’ a ‘ no sé, eso ya se sabrá’ 
porque yo ya no sé nada, solo sé que volarás. 
 
Y sé que eso te hará más libre, 
sé que no te puedo encarcelar. 
Yo, que entré en tu jaula para quedarme a vivir, 
he empezado a odiar tu libertad. 

Es que sé que estoy perdido pero no perdiendo, 
por eso me quedo conmigo un rato más. 
Te llamaría suerte pero creo en ti, 
no quiero saber tus planes, 
solo quiero planear. 

Suficiente como para callar a gritos al silencio,
 el futuro será ahogarnos en todo aquello que no hacemos.
 No pensamos en qué somos sino en quién coño seremos,
 ahí empezó la rutina de callarnos con mil peros. 

Por la lluvia de mis ojos, entiendo el llamarte cielo 
y por la furia de tus ojos, entiendo el llamarme miedo, 
si tus curvas no me ayudan a hacer el camino recto, 
guíame con tu silencio que así sí nos entendemos.
Solo soy un mal recuerdo
algo que quieres olvidar con todas tus fuerzas.
Seguramente ahora matarías 
por no haber pasado ni un solo de esos momentos conmigo.


Cartas que nunca recibiste

No se porqué tengo tantas cartas que nunca te dí, y no sé por qué soy tan masoca de volverlas a leer. He estado durante años acostumbrada a hablar contigo a cada instante del día y ahora...


Un día cualquiera de un mes cualquiera del 2011

Siempre he pensado que estarías mejor sin mí,
parece que haya en tu vida y lo haya cambiado todo,
tal vez estoy siendo un error en tu vida, un fallo o un bache.
Tal vez debería quitarme de tu camino.

Nuestra relación es rara,
el 20 de febrero rompí contigo y el 22 volvimos.
El 22 de marzo fue nuestro primer aniversario
y lo recordaré toda mi vida.

Tú no me regalaste nada,
y yo, como una tonta, con mi álbum de fotos hecho a mano.
¿Castigo?¿Venganza?
No lo sé, tampoco me importa,
para ti nada es igual, lo sé, se te nota.

Fui una capulla y me lo vas a recordar siempre.
¿Qué más puedo hacer?
Estoy harta de que no me perdones
y de no perdonarme a mi misma.

Otra carta de la que no sabrás nada
pero tenía que dejarlo escrito.